sábado, 29 de diciembre de 2007

Historia y tecnica de la Acuarela



Historia y técnica de la Acuarela

Se puede considerar que las primeras acuarelas son los papiros del antiguo Egipto, y los tempranos dibujos orientales a tinta son en realidad una forma de acuarela monocroma. En la Europa medieval, se empleaban pigmentos solubles en agua aglutinados con un densificador derivado del huevo para los manuscritos miniados; de la misma manera, los frescos medievales estaban pintados con pigmentos mezclados con agua espesados con pintura blanca opaca. Posteriormente surgieron otros tipos de pinturas opacas solubles en agua, muy cercanos a las acuarelas, como el gouache, que se sigue empleando en la actualidad.

Acuarelas Renacentistas. Normalmente se considera que las verdaderas acuarelas más antiguas son los estudios de paisajes y de animales realizados en el siglo XV por el maestro alemán Alberto Durero, quien terminaba a la acuarela sus dibujos a pluma sobre temas de historia natural. Estas obras no constituyen la mayor parte de su producción, pero se les considera ejemplos clásicos de dibujos de la naturaleza, detallados y precisos. Los artistas de los siglos XVI y XVII sólo utilizaban de forma ocasional las pinturas al agua y la costumbre era emplearlas en monocromo.

Acuarelas Inglesas. La acuarela sufrió la evolución más importante de su historia en Inglaterra, en la segunda mitad del siglo XVIII, coincidiendo con el desarrollo, que además la intensificó, del romanticismo, que glorificaba la naturaleza y la belleza natural. Además de ser la técnica más conveniente para la pintura al aire libre (por su rápido secado), la acuarela era sobre todo adecuada para representar los temas románticos favoritos, como cielos tormentosos, niebla y bruma, y espesos follajes. Al principio, los acuarelistas ingleses seguían la tradición holandesa y se servían de aguadas de color para realzar sus dibujos a pluma o a lápiz. Sin embargo, a mediados de la década de 1700, la técnica de la acuarela se libró de esas ataduras —sobre todo con la obra innovadora de Paul Sandby—, y los artistas empezaron a aplicar la pintura directamente sobre el papel sin atenerse a contornos previamente dibujados. Esta evolución marcó la madurez de la acuarela como modalidad artística y se hizo muy popular. Los temas abarcaban mucho más allá del paisaje, incluyendo las composiciones místicas de William Blake y las sátiras sociales de las caricaturas de Thomas Rowlandson.

Acuarelas en América y en Europa. La acuarela no destacó tanto en otros países europeos. En Francia utilizaron mucho esta técnica algunos pintores románticos como Géricault o Delacroix. La facilidad que proporcionaba a los artistas para representar la luz y la atmósfera tuvo una influencia menor en el movimiento impresionista que se desarrollaba en Europa a finales del siglo XIX, aunque algunos artistas aprovecharon su rápido secado para captar el instante fugaz. En España fueron diestros acuarelistas Mariano Fortuny y Ricardo Madrazo entre otros. El empleo de la técnica de la acuarela estaba más extendido en Estados Unidos. Sus principales representantes a partir de 1870 eran John Sargent y Winslow Homer, el primero con escenas europeas brillantes y el segundo con representaciones realistas y absolutamente espontáneas de los bosques de Maine y de escenas caribeñas. En el siglo XX, la acuarela ha tenido un papel relativamente pequeño, destacando ocasionalmente en la obra del postimpresionista francés Paul Cézanne y del vanguardista suizo Paul Klee. Sin embargo, en general, ha quedado eclipsada por sus parientes más brillantes y expresivos, el gouache y la pintura acrílica.

INTRODUCCION

La acuarela es un tipo de pintura en la que los pigmentos ,finamente molidos, se aglutinan con goma arábiga. Debido a ello puede mezclarse con gran cantidad de agua, sin que pierda la adherencia sobre el soporte de papel.
La principal cualidad de esta técnica es la transparencia de los colores, y su mayor dificultad estriba en el hecho de que es muy difícil corregir un fallo.
El modo más usual de trabajar la acuarela consiste en respetar el blanco del papel, donde deseemos ese color, y vayamos pintando de más claro a más oscuro, aplicando veladuras de color transparente.

Materiales


Debido a que la acuarela y la témpera son técnicas muy similares, sólo se nombrarán los materiales que se utilizan para la acuarela, que es la técnica que más materiales requiere. Las herramientas más necesarias para acuarela son: pinceles, colores, papel, una paleta, tableros donde se tensará el papel, una navaja, lápices HB, borrador, un pulverizador, papel absorbente.

Papel

No todo el papel tiene el mismo peso, textura, o grosor, existen diferentes clases de papel para acuarela.
Cuando hablamos del peso del papel, estamos hablando de cuánto pesa un metro cuadrado de un papel determinado. Cuanto menos pese un papel más se arrugará y ondulará cuando esté húmedo.
El papel con peso inferior a 230 g/m2, tiende a arrugarse con facilidad, así que es necesario tensarlo. Los papeles más pesados se pueden sujetar sobre el tablero de dibujo con pinzas. En cuanto a los muy pesados, pueden ser utilizados sin necesidad de montarlos.
El tamaño estándar de papel de acuarela es de 70 x 100 cm. Puedes comprar hojas enteras o medias hojas (50 x 70). El papel también puede comprarse en bloques. Los bloques están dispuestos en varias medidas, pesos y texturas.
El papel de acuarela existe en varias texturas. El papel muy liso se llama "prensado en caliente" porque se fabrica pasando el papel entre grandes rodillos calientes. El papel prensado en frío tiene una superficie más rugosa ya que no ha sido sometido al efecto de calor durante su fabricación. El papel rugoso tiene una superficie claramente texturada.
La textura del papel tiene mucha relación con la técnica. Algunas técnicas funcionan sobre papeles rugosos o prensados en frío, pero no sobre papeles prensados en caliente, y viceversa. Por ejemplo, las técnicas de pincel seco no son muy efectivas sobre la superficie lisa de un papel prensado en caliente, ya que con estas técnicas, se pretende depositar color sobre las protuberancias del papel. Mientras que una superficie lisa permite eliminar y limpiar fácilmente la pintura.
.
Tensar el papel

Para pintar ,el primer paso será tensar el papel. El papel se tensa para evitar que se arrugue cuando lo mojemos, pues el papel mojado se expande.
Primero, cortamos el papel a la medida que deseemos.
Después, con una esponja empapada, mojamos el papel.
Mojado, se expandirá. Lo colocamos sobre un tablero.
Hay que sujetarlo bien, con pinzas, cinta adhesiva hasta que se seque.
Cuando lo mojemos, con las acuarelas, ya no se expandirá de nuevo, y de ese modo evitaremos que se arrugue.

Pinceles:

Existen en el mercado excelentes pinceles, y otros que no son tan buenos. No obstante, siempre es bueno comprar los mejores pinceles que permita tu presupuesto. Aquí te vamos a decir cuál es la mejor sección de pinceles para los principiantes.
Utiliza un pincel grueso de 5 cm para humedecer el papel y para pintar fondos y cielos, ya que éste retiene una buena carga de agua. Recuerda que todos los pinceles al igual que los lápices, traen un número que los identifica, mientras mayor sea el número más grande es el pincel. Se utiliza el pincel de mayor tamaño para fondos y trazos grandes, para evitar toques demasiados recargados.
El pincel de cerdas que se usa para pintura al óleo de 1 cm, es bueno cuando se trabaja con rocas y piedras. Éste se puede usar para aplicar pigmentos pesados en áreas húmedas. Uno más pequeño, también de cerdas, de 0,3 cm, sirve para raspar y eliminar pequeñas áreas de pintura.
Para pintar líneas finas tales como las ramas de árboles o la hierba, utilice un pincel largo y estrecho, número 4.

Cuidados de los pinceles

Los pinceles constituyen una inversión importante, de modo que es importante cuidarlos. En primer lugar, no utilices nunca tus pinceles con pinturas acrílicas, ya que éstas tienden a secarse cerca de la abrazadera (la parte metálica que une los pelos al mango de madera) y al final acaban restándole elasticidad a los pelos. Si vas a utilizar pinturas acrílicas, utiliza pinceles especiales para este tipo de pinturas.
Es preciso limpiar a fondo los pinceles después de cada sesión de pintura. Lavarlos en agua limpia o con jabón suave después de usarlo.
Guarde los pinceles de manera que las fibras queden protegidas. Si va a guardar los pinceles durante un largo período, ponga unas cuantas bolas de naftalina en el contenedor, ya que a las polillas los pueden dañar.


Las acuarelas.

La acuarela se presenta endiversas formas. Lo más habitual son los tubos,donde la pintura tiene una consistencia como oleo o el acrilico.
Acuarela en patillas, también muy cómoda de usar. Normalmente las pastillas pueden comprarse como recambios, por separado, e insertarse en la caja, de forma que creamos nuestra propia paleta.
También hay lápices acuarelables. Pueden usarse como lápices de colores corrientes, o bien diluir los trazos con agua y pincel.
Tambien existen en liquido .

Técnicas:

Húmedo sobre húmedo_Consiste en aplicar un color sobre otro color de base, estando el color de abajo húmedo todavía. El segundo color se esparce de forma caprichosa, fundiéndose con el primero .

Seco sobre seco_Cargando el pincel con color, pero sin apenas agua, o secándolo en un trapo antes de aplicarlo sobre el papel. El color se queda exactamente dond ese aplica, y el efecto es "raspado".

Húmedo sobre seco_La pintura de la base amarilla se dejó secar por completo antes de aplicar pinceladas muy aguadas de verde. El color permanece donde ha sido aplicado, y solo se funde si suavizamos los bordes con agua .Es la mejor técnica cuando deseas total control.

Seco sobre húmedo_La base amarilla estaba aún húmeda cuando, con el pincel cargado de verde, y bastante seco, se pintaron las líneas. Como ves, se difuminan las líneas por los bordes, pero se puede mantener cierto control.

Pintar al húmedo con pulverizador: Uno de los mejores métodos para pintar nubes y bancos de niebla es mojar primero con un pincel y agua clara la mayor parte del área, luego rociar algunos de los bordes de dicha área con un pulverizador. Cuando añadas el color, obtendrás algunos bordes muy interesantes que sólo se pueden conseguir mediante el uso del pulverizador.

Desbastes_Consistenen dejar caer gotas de agua limpia sobre la base de color. Se forman caprichosas manchas ,difíciles de controlar, pero muy bellas y expresivas.

Mezcla de colores_En lugar de mezclar los colores en la paleta o un pocillo, pueden aplicarse puros sobre el papel, dejando que se mezclen libremente.

Tinta_La tinta china sobre acuarela produce el extraño efecto.

Raspar y crear buenas texturas cuando se trabajan rocas, usa una hoja de afeitar o tarjeta de crédito. Estando la pintura todavía húmeda, raspa "las rocas" para "sacar" las formas claras.

Lijar_Se aplica la pintura, y una vez seca, se levanta rascando con papel de lija.(Muy buen efecto si se quieren pintar salpicaduras de agua, espuma, nieve...)

Seco sobre seco. Los bordes son totalmente netos, se controla por completo la forma de los bordes.

Aguadas. Las aguadas o lavados pueden ser de varias clases. Empezamos por la aguada lisa: pon agua limpia en un pocillo. Añade el color, hasta la intensidad deseada (recuerda que la acuarela, cuando seca, pierde intensidad y se ve más desvaída que cuando está húmeda). Haz una buena cantidad de mezcla, para no quedarte sin color a mitad del trabajo. Aplica con pinceladas a un lado y otro, como un péndulo.

Aguada degradada. Empieza la aguada con el color más saturado, y ve cargando el pincel cada vez con más agua limpia.

Aguada variada. Mezclando varios colores, pasando con sutileza de uno a otro.

La esponja: El uso de la esponja es bueno para indicar maleza u hojas en los árboles. Toma la esponja y colócale pintura, luego utilízala como un sello. O, colorea la parte donde quieres que aparezcan las hojas y con la esponja seca, la colocas por encima de la pintura, todavía mojada, sin presionar muy duro.Ten cuidado con esta técnica, ya que el cuadro puede secarse y tener un aspecto rasposo si se excede. El estampar con esponja también es una manera de indicar matorrales de salvia y hierbas.

Salpicar un cuadro con un cepillo de dientes es un método efectivo para darle textura. Para conseguir salpicaduras de mayor tamaño, utiliza un pincel redondo cargado de color y golpéalo con toques bruscos sobre el mango de otro pincel o de tus dedos.

Secando el exceso de color con un trapo o papel de cocina absorbente.

Reserva. Con un trozo de cinta adesiva. Simplemente, colocar la cinta. Pintar. Esperar a que seque totalmente la acuarela, y quitar la cinta.También existen líquidos especiales que sirven para reservar las zonas de nuestra obra que deseamos conservar blancas. Su uso es el mismo. Se pinta con este líquido.Se aplica el color con acuarelas.Una vez secas, se retira, frotando , el líquido enmascarador.

Efecto con sal. Si aplicamos sal sobre la acuarela húmeda, ésta absorberá el agua, quedando un aspecto jaspeado, cuando la retiremos una vez totalmente seca la pintura.

Cera y acuarela_Otra manera de hacer reservas es usar un lápiz de cera .Se dibuja con la cera al ser un medio graso, repelerá el agua, y la acuarela no podrá penetrar.

Estampa con cartulina: Se realiza mezclando un montoncito de pintura en la paleta, recogiéndolo posteriormente sobre el cuadro de cartulina y haciendo sobre el papel las líneas horizontales, verticales, o las que se necesiten. Con esta técnica se pueden hacer estacas, palos cercas, entre otros.










0 comentarios: