viernes, 18 de enero de 2008

HISTORIA Y TECNICA DEL SOCARRAT



SOCARRAT REY  - PINTADO Y MODELADO A MANO
Socarrat hecho por jupian2002

HISTORIA y CERÁMICA


Probablemente, el hombre prehistórico creara la cerámica para cubrir una de sus necesidades básicas, el almacenamiento de agua. La casualidad de que una vasija de barro, próxima al fuego se endureciera y se volviera insoluble al agua, llevó al descubrimiento de la cerámica.
Durante miles de años, las tribus, en sus migraciones transportaron con ellos sus vasijas y recipientes, y sobre ellos dejaron la impronta de su cultura.
En la península Ibérica se han encontrado multitud de objetos de una época que se estima sobre el siglo VI a.c. presentando algunos de ellos influencias cartaginesas y egipcias.
Con las sucesivas arribadas de fenicios, cartagineses, griegos y romanos, la cerámica fue enriqueciéndose con nuevos elementos decorativos pintados sobre ella. No solo se utilizará la cerámica como recipiente. Pronto se descubrirá su utilidad como elemento de construcción.

Sin título-2
Abb-del Ramahn III

"La civilización islámica de al-Andalus, mejoró notablemente la calidad de la cerámica"
En las primeras cerámicas del islam andalusí, pueden observarse influencias, que se mezclan con las aportaciones beréberes y orientales con marcados acentos iraquíes, persas e incluso chinas.
La civilización islámica de al-Andalus, mejoró notablemente la calidad de la cerámica, influyendo sobre la de toda la península Ibérica y una parte de la cuenca mediterránea.
Los cambios políticos y sociales en al-Andalus, atraves de los siglos, fueron marcando el estilo de la cerámica. Durante la difícil etapa económica de los reinos de taifas algunas formas orientales pierden su elegancia, la llegada de los almorávides introduce cambios decorativos.

Sin título-3
Almanzor batallando

"En la villa de Manises, los moriscos instalaron sus talleres fuera de las murallas"
La producción de cerámica “Gótico-Mudejar” , en la que encontramos las manufacturas de los azulejos socarrats y los azules y verdes vidriados, se enmarca entre los siglos XIV y XVI.
En la villa de Manises, los moriscos instalaron sus talleres fuera de las murallas, en la zona que hoy se conoce como barrio de Obradors y en la que todavía existen varios talleres o fábricas que se dedican a la actividad de la fabricación cerámica sobre los cimientos islámicos.
Estos son los últimos siglos de la convivencia de las culturas islámica y cristiana. Los dirigentes islámicos resistieron tenazmente desde el siglo XI pero sus disputas internas y el avance de las tropas cristianas minaron su imperio.

Sin título-4
Reyes católicos

"cristianos y moriscos se encontraban en el trabajo, en los talleres de cerámica y en los comercios"
El deseo de los Reyes Católicos unificar sus súbditos mediante la unidad religiosa cayó, más tarde, sobre las espaldas de la población musulmana.
La reina doña Juana dictó una pragmática dando un plazo para que los españoles de ascendencia musulmana abandonaran su traje y sus prácticas; pero su hijo Carlos I, se vió obligado a dar, ya a comienzos de su reinado, una mayor tolerancia.
En Manises, si bien en los primeros tiempos de la Reconquista los moriscos debieron formar barrio aparte, mas tarde la convivencia mutua, el intercambio comercial y la participación de herencias parece que fueron mezclando su población con la cristiana. Aun perteneciendo a religiones y razas distintas, cristianos y moriscos se encontraban en el trabajo, en los talleres de cerámica y en los comercios. Tenían las mismas necesidades.

Sin título-5

"El 4 de agosto de 1609 el rey Felipe III decreta la expulsión de los moriscos"
Estos últimos siglos de permanencia del islam en nuestras tierras se caracterizarán por una mezcla de culturas que se materializará, en el caso de la cerámica, en un carácter ambivalente según nazca desde una tradición intelectual musulmana o cristiana. Los temas decorativos zoomorfos recogidos abundantemente por esta producción dan vida a una animada población de animales fantásticos y reales, cuyas fuentes de inspiración se encuentran tanto en el ámbito islámico con en el mundo de los bestiarios medievales. Los temas antropomorfos manifiestan notoriamente su inspiración occidental. En general, casi todas las decoraciones en cerámica tienen un trasfondo simbólico. Todos los temas decorativos centrales refuerzan su valor ornamental gracias a los elementos de relleno.
El 4 de agosto de 1609 el rey Felipe III decreta la expulsión de los moriscos de todo el territorio español. Los señores del reino de valencia habían intentado previamente que se hecho no se llevase a cabo par evitar, de esta manera, el inminente despoblamiento de sus tierras. Para don Felipe de Boil, señor de Manises, la salida de los moriscos de su baronía y el consiguiente abandono de las casas, alfares y fincas rústicas que poseían suponía un gravísimo quebranto para su economía.
El estilo cerámico de los últimos siglos aun se mantendrá vigente durante algún tiempo después de la expulsión pero, ya sin los maestros artesanos al frente, el declive de la calidad de la producción será evidente.
Será la puerta hacia un nuevo estilo.

PROCESO DE FABRICACIÓN

SOCARRATS EN ROJO Y NEGRO

Es dificil encontrar datos referentes a la producción de “socarrats” en los documentos de la época a diferencia de las multiples referencias a contratos de fabricación de azulejos esmaltados. Quizas esta falta de inforación documental es debida al escaso valor que en su época se le otorgaba a estas piezas, eclipsadas, sin duda, por la gran aceptación de que gozaban los azulejos esmaltados de la ciudad de Manises. Aunque se han encontrado muchos ejemplares de socarrats, la cantidad no es ni mucho menos comparable con los innumerables restos de azulejos esmaltados de la misma época y lugar de fabricación. Por lo tanto, estamos ante un ejemplo singular de producción cerámica.

Sin título-6A
Amasado de la arcilla

Sin título-6B
Rellenado del molde de madera

Sin título-6C
Obtención de la forma de la placa

“PROCESO DE FABRICACIÓN DEL “SOCARRAT”


La elaboración de estos azulejos o placas parece estar sujeta al siguiente proceso: sacada la pieza de barro aún tierno del molde de madera que le había dado las proporciones de largo, ancho y grueso, se secaba en paraje poco aireado y sin sol; después se la cubría de una ligera capa de pasta blanca , tierra caolínica ó arcilla blanca muy calcárea ó, incluso, con cal y sobre ella se pintaba con óxido de hierro y óxido de manganeso (rojo y negro respectivamente), se introducían las placas en el horno, quedando al salir de ésta única cochura a unos 800º 900º centígrados, con resistencia para ser colocados en los techos y con las pinturas, permanentes y de aspecto mate. Esta particularidad de someterse tan solo a una cocción, les valía el calificativo de “socarrats”, término del lenguaje valenciano utilizado para denominar las piezas de barro cocido una sola vez. Con este nombre propio se han conservado los escasos ejemplares originales conocidos. Aunque este método es el más aceptado debemos considerar variaciones respecto al mismo. Así, debemos aceptar que existen ejemplos de “socarrats “ decorados en frío (decoración no cerámica) y también otros realizados en dos cocciones, una para obtener la placa en terracota y una segunda para consolidar la base blanquecina y los colores.

AZULEJOS GÓTICOS VIDRIADOS Ó “RAJOLETES”

Se designan habitualmente con este término los azulejos decorados en azul de cobalto o verde de cobre y manganeso con un fondo blanco. Son muchos los ejemplares de estos azulejos los que han llegado hasta nuestros días lo que refuerza la idea de que en su momento gozaron de un gran auge y alto nivel de producción. También son muchos los documentos publicados sobre contratos de compra de estos azulejos a los maestros ceramistas “mestre de fer rajoles” de Manises. El destino de estos azulejos góticos no fue solo las tierras valencianas. Se extendieron por toda la península e incluso por ciudades europeas.


PROCESO DE FABRICACIÓN DEL AZULEJO VIDRIADO Y DECORADO

Para la fabricación del azulejo, el procedimiento empleado es el mismo que para hacer las placas de “socarrat” , es decir, a partir de un molde que conforma el formato y tamaño de la pieza y una posterior cocción en horno a una temperatura de unos 800 a 900º C para obtener la pieza en bizcocho. Un vez cocido el azulejo se le da una capa de barniz cerámico, que no es mas que un vidriado opaco blanco sobre el que se decora con óxidos de metales; azul de cobalto, verde de cobre y negro amoratado de manganeso. En general, en la edad media el azulejo se podía decorar a mano alzada. Si el azulejo tenía que coincidir su dibujo con uno complementario o bien pertenecía a una serie en la que todos debían conservar un misma similitud, se utilizaba como referencia un estarcido que consistía en un papel con perforaciones muy finas siguiendo las líneas del dibujo por las que se hacía pasar carbón vegetal refinado. Depositado sobre el azulejo ya esmaltado, quedaba insinuada la silueta del modelo.
Una vez terminada la decoración, el azulejo se introducía de nuevo en el horno para cocerlo por segunda vez a una temperatura similar a la de la primera. La función de esta segunda cocción es la de fundir el vidriado cerámico junto con los óxidos de los metales que se transformaran en vivos y duraderos colores. Evidentemente la resisitencia de un azulejo vidriado ó “rajoleta” es mucho mayor que la de los “socarrats”. Después de estar instalados en suelos y paredes desde la edad media todavía hoy podemos contemplarlos incluso en sus localizaciones originales, evidentemente desgastados tras el uso y el paso del tiempo.

Sin título-7A
Aplicando el "estarcido" sobre el azulejo

Sin título-7B
Pintando unos azulejos socarrts en el caballete

EN LA ACTUALIDAD

Básicamente el proceso que empleamos para la fabricación de los azulejos socarrats o rajoletes es el mismo. Los cambios más significativos se encuentran, por una parte, en las materias primas utilizadas, y por otra, en la utilización de modernos hornos para la cocción de materiales cerámicos. Hemos de destacar que los procesos que marcan la calidad artesanal de la pieza siguen siendo totalmente manuales. Es decir, la placa de barro se sigue fabricando a mano utilizando como matriz un molde, al igual que la decoración de las piezas, en este caso utilizando simplemete un pincel y trazando los motivos a mano alzada con ayuda del tradicional estarcido de papel.

MODELOS

En socarrat.net hemos seleccionado una importante muestra de modelos entre el amplio repertorio de originales extraidos de diversas fuentes históricas. Basicamente nuestras reproducciones son fieles a los originales. Cualquier cambio o modificación se realiza respetando el carácter popular de esta variedad cerámica.

Sin título-8A
Socarrat

Un tipo de cerámica medieval único en su género. Decorados con rojo de óxido de hierro y negro de manganeso, combinados o con un solo color, sobre una capa de arcilla blanca. Pintados a mano y con un acabado mate. Modelos adaptables a diferentes formatos y tamaños.

Sin título-8B
Gótico azul

El azulejo o “rajoleta” medieval por excelencia de la ciudad de Manises . Decorados azul de cobalto y negro de manganeso, combinados o con un solo color sobre una superficie esmaltada con diferentes texturas a elegir. Pintados a mano. Modelos adaptables a diferentes formatos y tamaños.

Sin título-8C
Verde y Morado

Una singular variante en el azulejo hispano-morisco medieval con los tradicionales colores de la cerámica de la vecina ciudad de Paterna. Decorados en verde de cobre y negro de manganeso sobre superficie esmaltada. Pintados a mano. Modelos adaptables a diferentes formatos y tamaños.

Imágenes y Textos de la pagina web,www.socarrat.net



1 comentarios:

Bet del Mar dijo...

Juanjo!! Al fin encontré tu blog!! y que bellezas...!!!
Estoy enlazándote.
Saludos desde la costa de los mares del sur: BeT